viernes


Ana se siente feliz
Siente ese  tipo  de felicidad que sabes que no es por alguien o por algo.

Felicidad almacenada que se escapa y  de golpe sacude, que invade, que vibra en el pecho y huye  por los poros, por  los ojos,  por las sonrisas y 
se nota en el andar en una tarde de domingo.

Felicidad Tranquila,  de amores bien vividos, esos amores que vienen de la nada y va dirigido a todo.

Una felicidad del color amarilla, roja, naranja, 
azul violeta y verde manzana
que se ven en las gotas de lluvia.


Ella siente un bienestar  que huele a jazmín 
a café por las mañanas o a besos profundos,
esos que se dan y se recuerdan con los ojos cerrados.