miércoles










Ana adora las tardes
que huelen a Diciembre,
que se escuchan como Diciembre,
y que se sienten como Diciembre...
Aunque estemos en Agosto.





Sin condiciones, sin tiempo, ni espacio.
 Viviendo, sintiendo,
esperando y sonriendo tanto
que duele.