jueves

Atracción-Reacción




Una mañana Ana se sorprendió y quedo fascinada al descubrir que se distingue la Osa Mayor al unir con sus dedos el sin numero de lunares que tiene El en su espalda.


El tienes las manos grandes y suaves, es alto, delgado de espalda ancha y le gusta el calor, olor, sabor y color de Ana.

Ana le encanta y le excita la sonrisa que se le dibuja a El cuando la toca, le habla y seduce en secretos  con ese brillo en sus ojos grandes y castaños.

El besa y saborea a su Ana como nunca lo había hecho antes, la disfruta lentamente y sin afanes.
Ana se regocija cuando El le habla de cerca, le gusta dejarse envolver y respirar su aliento.

Ella se deleita complacida del calor que se siente cuando El le acariciar, huele y besa dulcemente su cuello y espalda. 
Mientras su mano derecha baja mansamente por sus muslos y sus dedos delicados empiezan a explorar  lentamente en su entrepierna.
El decide firmemente penetrarla una y otra vez, al ritmo que le indique Ana y sus gemidos.
ELLOS se susurran realidades fascinantes en el momento justo y saben que a la persona indicada.

Todo esté inoportuno-temporal encuentro finaliza con abrazos, sonrisa y miradas fugaces, acompañadas internamente de sentimientos agudos e íntimos  que cada vez son más penetrantes y fuertes.


Últimamente Ana odia las despedidas porque finalmente ella es la que siempre parte llevándose consigo el dulce aroma de la experiencia vivida y la inevitable agitación en su pecho de que cada vez resulta más difícil soltar.




3 comentarios:

candela dijo...

el amor...qué putada!

Besos

Erasantaana dijo...

este amor...es una total putada!!!

Laura dijo...

Eres bienvenida a el, siempre que quieras.
besos