miércoles

Manías de Putita Lunática

Ana está de un ánimo extraño con inclinaciones extrañas y deseos extraños.

¿Qué sucede?

Se pregunta.
Tiene ganas de llorar y gritar, se sienta en su cama llora, se levanta, se acuesta, luego se masturba grita y llora. 

Necesito un amante.

Se dice y llora, aun no ha olvidado el último proyecto de promiscuidad que reflejo un total fracaso.

¿Quién querría complicarse con una mujer que encierra complejos de puta, adicta al té de mariguana y a la masturbación pre y post menstrual?
No recuerdo cuando fue mi último orgasmo entre dos, definitivamente hay que casarse y tener hijos para dejar de tenerlos.
¿Qué tal será tener un vibrador?
Pero el vibrador no besa, hace mucho no he besado a nadie, como extraño los besuqueos calurosamente penetrantes...Uuufff .
¿Pero será menos arriesgado y más satisfactorio que un amante que si besa?

Se pregunta Ana profundamente mientras mira al vacío y le entra una duda.
¿Qué fecha será?

Mira su calendario y si definitivamente en un par de días tendrá el periodo, cada luna es peor donde su cerebro yace rehén de un grupo de hormonas locas que le hacen perder la cordura.
Ana no ve la hora de la menopausia para que estos desordenes mentales desaparezca.
Ella respira profundo.

lo mejor será tomar un té hipnótico para poder pilotear mi estado de lunática descomunal.

Se dice mentalmente  mientras va camino a la tetera.