sábado

Dulce Padecimiento Abdominal…

Ella escucha una canción, esa que apareció en la misma época en que lo conoció, constante canción que le decía que fuera espontánea por que el tiempo es efímero, Ana la cantaba y la bailaba feliz a solas en su casa, mientras sonreía y recordaba esa sensación de placer y gozo que le hacía sentir aquel visitante, ahora la escucha cierra los ojos y siente como si le estrujaran el pecho y a su vez  un leve dolor de estomago no el que se siente cuando algo te emociona, sino el de vacío.

El se fue hace más de un año la canción no, y de vez en cuando aun la escucha, y le recuerda esos días en que estaba a punto de regalar su esencia a un extraño dotado de seductor encanto que el mismo desconocía y que sin darse cuenta se llevo esa emoción al sur adherido a su espalda y en el culo del mundo la dejo sin percibir su aire.