viernes

Delirios Espontáneos


Ana quiere despertar temprano en un día radiante de verano,vestir la blusa lila y su falda color ocre que le horma las caderas para sentirse bella y radiante, como una melodia para ella misma.
Caminar libre como cuando tenía 20 años, sin pensar en horas ni obligaciones.
Sentir que su cuerpo deja una estela invisible colmada de agradable aroma que seducen produciendo encantamiento a todo aquel que alcanza.
Quiere ir al cine y ver esa peli de la que tanto le han hablado.
Luego y sin afán tomarse un mocachino con galletas de mantequilla en la librería- café de la esquina,
ojear una revista y esperar a que por esas casualidades de la vida toparse con algo o al quien, un olor, sabor, color que le haga sentir que ese día es diferente, que valió la pena despertarse temprano en un día radiante de verano que le hizo olvidar el eterno invierno interno que se manifiesta sin ser invitado en esos días de sobre carga marital.