miércoles

Destiempo...






Ana no cumple ni dos meses desde que por fin, después de dos largos años de pleitos se pudo separar de su antiguo esposo.

Soy libre!!! se gritaba en silencio mientras dibujaba una linda sonrisa en su cara.
Cuando sin darse cuenta se vio envuelta en una peculiar relación de la que ella está cien por ciento segura que trato de evitar desde el principio, no son amante físicamente, tal vez mentalmente.
 LiZ asegura que ha tenido  sueños realmente calurosos y excitantes con Ana, pero ella trata de evitar el tema, pues cuando lo escuchó quedo pegada a el piso sin poder decir o pensar nada, ella que siempre ha sido una de las más atrevidas y osadas de los últimos tiempos, parece que ha encontrado a alguien mucho mas imprudente que ella.

A LiZ  le gustan las peli, la boca de Ana y el café en leche del bar de la esquina, LiZ es realmente dulce, Ana no lo es…bueno, tienes  días que si y otros que no tanto…
Tal vez lo sería un poco más si su situación fuera otra, si no sintiera el juicio, la moral  y la prudencia gritándole "ni lo pienses" como si fueran alarmas de sirenas encendiéndose en su cabeza cada vez que siente el afán de rozar y contraer sus muslos y dejarse llevar por pensamientos obscenos  que la hagan perder el aliento solo un par de segundos por LiZ.

Ana suspira y no sabe que pueda pasar, tal vez todo esto es un simple delirio, ella se mira y sabe que no necesita esto, no necesita que alguien venga en su caballo blanco a salvarla de una eterna soledad con palabras llenas de magias y lucecitas de colores que con el tiempo se extinguen.

Pero al parecer esto ya no es problema, últimamente ya no habla tanto con LiZ , casi no está y poco responde sus mensajes, quien sabe que cosas estarán pasando por su cabeza , tal vez la tiene en otro espacio o en otro alguien.
Ana no se enoja, sabe muy bien que todos tenemos una amable misión en esta vida con alguien y que tal vez  LiZ ya cumplió la suya con ella, gracias a LiZ, Ana podía resplandecerse y olvidarse por cortos momentos del caos que había en su casa y sabe que tiene  que agradecerle y que quizás un día de estos lo haga.

Juro que si mi situación fuera otra yo me arriesgaría….es lo mejor…. aun no estoy lista…tal vez solo es miedo…se dice Ana mientras se hunde entre sus grandes y tibias cobijas de lana y un pensamiento de consolación pasa sin ser invitado por su cabeza: ... afortunadamente te libero... y lo sabes… mientras se deja atrapar por un suave y placido sueño.














5 comentarios:

  1. Las dudas que te inundan cuando miras hacia el futuro con libertad son la primera muestra de lo importante que es tomar decisiones. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. si...pero es muy difícil tomar decisiones para el futuro cuando el pasado dolió tanto....

    ResponderEliminar
  4. Exacto. Que todos estemos liberados. Ese es el deseo desde el corazón de mi corazón.


    Mucha luz, hermosa.

    ResponderEliminar
  5. libre ...feliz y tranquilamente libre...

    ResponderEliminar